No somos dioses

Si existe una profesión con un ego infinito es la de los informáticos. Y es normal, hacemos cosas increíbles: aplicaciones de banca, tiendas on-line, sistemas ERP, aplicaciones de Big-Data etc… No es ser egocéntrico, nuestro trabajo, en la era digital en la que vivimos, es clave. Sin embargo esto nos ha endiosado, bueno, nos hemos endiosado a nosotros mismos y nos hemos creído el ombligo del mundo. Cuando empecé en este mundo, y durante muchos años, me creí pertenecer a esa élite que formábamos los técnicos: algunos pocos árboles no me dejaban ver el bosque. Es típico en nuestra profesión pensar que gracias a nosotros la empresas funcionan, que estamos mal pagados mientras que los comerciales y los marketinianos se lo llevan crudo cuando somos nosotros quienes realmente trabajamos duro.

Todo esto se te empieza a desmoronar cuando te subes a uno de esos árboles que no te dejan ver el bosque. Cuando lees que muchas start-up mueren porque se han dejado casi todo su presupuesto y tiempo en crear un producto cojonudo, y cuando lo han tenido se han dado cuenta de que ese producto cojonudo no se vende solo. Te das cuenta cuando lees alguna entrevista a algún director de producto o de una start-up exitosa y te dicen que han invertido infinitamente más en comercial y marketing que en desarrollo.

Para que los técnicos pongan más en valor su trabajo deberían tender más puentes con las partes relacionadas con la creación y la venta del producto o, incluso, ser ellos mismos. ¿Quién mejor para promocionar un producto o venderlo que la misma persona que antes estuvo desarrollándolo? ¿Quizás las facultades de informática deberían incluir asignaturas relacionadas con la parte comercial y marketing de software?

El mundo del software es inmenso, el desarrollo solo es una pequeña parte de él, no dejemos que esos arbustos no quiten la visión del inmenso bosque.

No comments yet.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes